In nican ca tlamachilliztlatolzazanilli ye huecauh mochiuh- Aquí están las palabras-recuerdo que repiten lo que se sabe que sucedió en la antigüedad

miércoles, 5 de febrero de 2014

San Felipe de Jesús




“…Pero lo que más alentó á los criollos y á los mestizos , haciéndoles comprender que no eran una raza inferior, dándoles un argumento contra los españoles que se oponían á que se les confiasen cargos públicos de gran importancia , fueron el martirio y la beatificación de san Felipe de Jesús y de san Bartolomé Gutiérrez. Considerando las costumbres y el espíritu religioso del siglo XVII, fácil es comprender el influjo que tendría en el ánimo de los hombres de la nueva raza, la declaración del papa Urbano VIII en 1627 en la beatificación de san Felipe, novicio de la orden de San Francisco.

Apenas habrían transcurrido sesenta años desde que las órdenes religiosas en México declaraban que no sólo los indios y los mestizos, pero ni aun los criollos hijos de español y española debían recibir las órdenes sagradas ni eran perfectos para el sacerdocios, y ya veían sobre los altares á uno de esos mismo criollos. Aquella era una verdadera revolución moral, cuya importancia se puede apenas apreciar hoy, pero cuyas consecuencias parecieron graves á algunos españoles pensadores de aquel tiempo en México, porque se empeñaron, aunque sin éxito, en probar que Felipe de Jesús no había nacido en la Nueva España; la notoriedad del hecho esterilizó los esfuerzos de aquellos hombres, pero quedó con eso una prueba de la influencia que la declaración de Urbano VIII tendría en el ánimo de los mexicanos, porque la nueva raza comenzaba á comprender sus derechos de autonomía , supuesto que daba prelados á la Iglesia como el arzobispo Cuevas Dávalos, á la humanidad sabios y literatos como don Carlos Sigüenza y Góngora y don Juan de Alarcón y Mendoza, y á la cristiandad santos como Felipe de Jesús y Bartolomé Gutiérrez . Los mexicanos alcanzaron á comprender cono esto que podían aspirar á todo, y que ningún puesto sobre la tierra estaba cerrado para una raza cuyos hijos habían llegado á tener representantes que recibían culto en los templos.

Hay hombres á quienes las circunstancias colocan en situación tan especial, que para prestar un servicio importante á su pueblo ó á su nación no necesitan grandes esfuerzos ni convertirse en caudillos; basta muchas veces su propia desgracia y el juicio que de ella forma la posteridad. Felipe de Jesús, muriendo en el Japón, rehabilitaba completamente la dignidad humana de los nativos de la Nueva España, y ese acontecimiento que en el siglo que atravesamos sería de poca importancia y pasaría desapercibido, casi fue de trascendentales resultados , porque la beatificación del mártir mexicano, en un pueblo esencialmente católico, fue el más solemne triunfo sobre las doctrinas de los primeros misioneros franciscanos y dominicos, que sostenían la inferioridad de los hombres nacidos en Nueva España, aun cuando sus padres fueran españoles.

Felipe de Jesús nació en México el 1° de mayo de 1575, según la opinión más aceptada, y sus padres fueron Alonso de Casas, natural de la villa de Illescas, del obispado de Toledo en España y doña Antonia Martínez, natural de Salamanca, en España; estudió algunos años en el colegio de San Gregorio en México, y por asuntos de comercio, como creen unos, ó enviado por su padre por vía de castigo, se embarcó para las islas Filipinas; algunos años después de su llegada tomó el hábito de novicio en el convento de San Francisco, pero queriendo profesar en su patria, se embarcó de regreso para México en el galeón San Felipe; una violenta tempestad llevó la nave hasta las costas del Japón, allí fué hecho prisionero con toda la tripulación y pasajeros, y espiró en el martirio, según cuentan sus biógrafos, en Nangasaqui (sic) , el 5 de febrero de 1597. La beatificación de san Felipe se celebró el 5 de febrero de 1629; la madre de Felipe asistió á esa fiesta y salió en procesión…”





Fuentes: "México a través de los siglos" , Tomo Segundo Virreinato, Vicente Riva Palacio
              http://bdmx.mx/vida_san_felipe_de_jesus.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.