In nican ca tlamachilliztlatolzazanilli ye huecauh mochiuh- Aquí están las palabras-recuerdo que repiten lo que se sabe que sucedió en la antigüedad

sábado, 3 de septiembre de 2011

LA MESA DEL SEGUNDO IMPERIO MEXICANO


TWEETS- 18 AGOSTO-2011

La estancia del emperador Maximiliano y su esposa Carlota impuso una nueva etiqueta gastronómica y protocolaría que echó raíces en México.

Por principio el séquito del Habsburgo fue un compuesto internacional: flamencos, valones, franceses, centroeuropeos y uno que otro mexicano.

El austriaco conde Bombelles fue el jefe de la Guardia Palatina,el belga Félix Eloin como Jefe del Gabinete ,el húngaro Poliakovitz como Secretario Particular y el vienés conde Pachta como Jefe de la escolta personal.

El imperio de Maximiliano contaba con un arqueólogo imperial de nacionalidad francés de apellidado Boban.

Entre el contingente imperial de chefs europeos se encontraban: J.Bouleret, A.Hout, L. Mosseboeu, J.Incontrera y M. Mandl

La emperatriz Carlota contaba con un servicio personal:1 mayordomo, 2 cocineros franceses,1 pastelero,1 director de bodega, 8 oficiales de la Cámara, 15 lacayos, 2 escuderos de cuadra y 25 cocheros,caballerizos etc.

La llegada de esta comitiva internacional a México introdujo las más variadas recetas y modales, la pompa del Segundo Imperio.

Maximiliano en persona redactó en 1865 un Reglamento para los servicios de honor y el ceremonial de mi corte.

Ejemplos del contenido del Reglamento para los servicios de honor y el ceremonial de la corte:

El día del cumpleaños de la Emperatriz, todas las personas de la Corte se reunirán a las nueve y media de la mañana en la Sala de Iturbide.

Los señores vestirán de gran uniforme y las señoras de gran gala.

A las diez menos cuarto saldrán de sus habitaciones acompañados del Gran Maestro de Ceremonias.

Después de las felicitaciones, á las diez en punto, se dirigirán SS. MM. á la capilla, formándose para ello el pequeño séquito de la Corte.

Cuando SS. MM. hayan ocupado sus asientos, comenzará la misa cantada. Por la tarde habrá gran comida de gala

Lo anterior forma parte del CAPITULO IX. DE LAS FIESTAS DE LA CORTE SECCIÓN PRIMERA. DEL CUMPLEAÑOS DE LA EMPERATRIZ

Reglamento para el Servicio y Ceremonial de la Corte [ Versión Digital] scholarship.rice.edu/jsp/xml/1911/2…

El comedor imperial del Castillo de Chapultepec estaba ubicado en lo que hoy se conoce como el Salón de Embajadores del Porfiriato.

A la entrada y salida de los Emperadores Maximiliano y Carlota al comedor, la Música de Cámara tocaba el himno nacional.

Cuando Maximiliano viajaba al interior del país gustaba de organizar almuerzos campestres organizados por su mayordomo Venish.

El Gran Chambelán tenia a cargo de cuidar las mesas,cocinas, el ajuar del comedor , la servidumbre y su disciplina.

Los chambelanes de la corte mexicana desempeñaban un papel central en la presentación de la mesa, en particular el "Gran Chambelán"

Tal vez el máximo orgullo y símbolo de la pretenciosa corte de Maximiliano y Carlota fue la vajilla de plata Christofle.

La vajilla Christofle de Maximiliano era superior en número de piezas a la del Emperador de Francia, pedida en la misma casa parisina.

El servicio de mesa de Maximiliano constaba de 4938 piezas de orfebrería, 60 adornos de mesa, 3159 objetos diversos,1703 piezas pequeñas y 16 candelabros.

Entre el impresionante conjunto se encontraban platos, soperas, bandejas, fruteros, chocolateras, cafeteras, canastas etc al estilo Luis XV y XVI

El Segundo Imperio Mexicano contaba también con una vajilla de porcelana blanca con una M coronada al centro elaborada por Tomas Goode.

El servicio de mesa imperial se completaba con una cristalería de Bohemia y manteles con la divisa imperial "Equidad en la Justicia"

Cada banquete imperial fue un ejemplo de lujo y cortesía, pues para un emperador como Maximiliano,la misa y la mesa eran los 2 ritos supremos

Cuando el emperador viajaba, su mayordomo vienés Venisch dirigía un grupo bien entrenado de 8 domésticos mexicanos.

Sí por alguna circunstancia estos servidores eran reemplazados por indígenas en ocasiones ocurrían imprevistos, como la vez en que un invitado observó cómo uno de los sirvientes se rascaba la cabeza con un tenedor, antes de depositarlo junto al plato del invitado imperial.

El secretario particular de Maximiliano José Luis Blasio comenta respecto al primer baile ofrecido en la ciudad en honor del emperador:

"Siguiendo la mala costumbre mexicana de llegar al teatro o a un baile a la mitad del espectáculo, los críados decían con mucha corrección a las familias que nadie podía entrar después de los Soberanos y por tanto no se les permitía el paso al salón “

Blasio comenta que cuando en la mesa los invitados alcanzaban el # 13 Maximiliano le hacía un gesto para que se retira de la mesa.

Cada mañana en Chapultepec hacia las 9 o 9:30 am el emperador Maximiliano almorzaba en una "mesita de dos cubiertos".

Maximiliano regresaba al Castillo de Chapultepec a la hora de la comida que era servida a las 4 en punto de la tarde.

Aproximadamente 20 personas se sentaban en la mesa imperial diariamente incluyendo damas de honor, oficiales e invitados especiales.

Una vez comenzado el banquete "sus majestades" hablaban en español a cada uno de sus comensales y hablaban de temas ajenos a la política.

Maximiliano gustaba de saborear los vinos del Rhin y de España, al tiempo que Carlota prefería la champaña Rosa tan de moda en la época.

Un menú típico de la mesa imperial podría ser aquel que Carlota hizo servir el domingo 23 de mayo de 1865 :

Sopa de tapioca, pastelitos de langosta, filetes de lenguado, puchero, pescado a la holandesa, chuletas con espárragos, carnes de caza con trufas, filetes de aves, mayonesa de salmón, chícharos, alcachofas, pavos al horno, liebres, ensaladas, morcilla de arrow-root, tartas con crema, jalea de piña, mermeladas, queso y mantequilla, helado de melocotón, frutas y dulces.

En 1867 cuando Maximiliano fue fusilado por tropas juaristas, el Castillo de Chapultepec fue saqueado, se restauró la República y el Reglamento que tantos desvelos habían causado al emperador cayó en el abandono ante la ausencia de archiduques y chambelanes.

Sin embargo no todo se perdió de aquel reglamento del imperio, pues el gusto por la correcta colocación de la mesa y el comportamiento de los comensales, las recetas de la repostería vienesa, el pan "baguette" y una discreta influencia gala en la gastronomía mexicana se sumaron al refinamiento afrancesado ya existente en México desde el virrey marqués de Croix, para luego consolidarse y lograr pervivir hasta la actualidad.

Bibliografía: Mesa Mexicana-Grupo Financiero Bancomer

1 comentario:

  1. Gracias por el informativo contenido de este trabajo que, como alguien que aprecia toda la historia de nuestro pais, con esto nos deja esbozar este diminuto capitulo de nuestra rica historia que hay que aquilatar en todo lo que vale.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.