In nican ca tlamachilliztlatolzazanilli ye huecauh mochiuh- Aquí están las palabras-recuerdo que repiten lo que se sabe que sucedió en la antigüedad

martes, 24 de marzo de 2015

Carta de Mariano Escobedo a Benito Juárez ( Querétaro, 25 de marzo de 1867)




Campo frente a Querétaro, marzo 25 de 1867.
Señor Presidente don Benito Juárez
San Luis Potosí

Muy estimado señor mío:

Por el parte que hoy doy al ministerio de la Guerra verá usted que ayer hemos formado nuestra línea de circunvalación al sur de Querétaro. Nos ha costado mucho trabajo, algunas pérdidas, aunque compensadas con las del enemigo y su consumo considerable de parque, pero hemos logrado nuestro objeto y con esto alcanzado mayores probabilidades de buen éxito en nuestras operaciones.

Sin embargo, no pudimos hacer esto a tiempo para evitar que se nos saliera Márquez, que como usted verá, en el oficio en que doy cuenta de esto al ministerio de la Guerra, se nos ha ido para México, acaso a mover fuerzas y traer recursos con qué auxiliar a sus compañeros.

Esto no nos desanima ni nos hace perder la confianza que tenemos en el triunfo; sin embargo, creo que el gobierno expeditará, por cuantos medios pudiese, auxilios de gente, provisiones y parque. De esto sobre todo, señor presidente, tenemos una necesidad muy grande; debe procurarse que las remisiones sean muy frecuentes y en mayor cantidad que lo han sido hasta aquí, porque el ejército ha aumentado; todos los días y una gran parte de la noche estamos tiroteándonos por varias partes y en cada encuentro que hay casi todos los días, de más o menos importancia, sin poderlo evitar, se gasta mucho parque.

Mientras no tengamos un repuesto considerable, tememos mucho comprometer un lance serio y que antes de terminarlo nos vaya a faltar. No podemos dar a nuestras operaciones la rapidez que quisiéramos y casi nos vemos en la necesidad de estar a la defensiva. Se puede recurrir a Zacatecas, a Guanajuato y redoblar ahí los trabajos de maestranza, para proporcionarnos pronto este elemento y no dudo que el gobierno lo hará, al saber esta necesidad, con la diligencia con que nos atiende en todo hasta donde su posibilidad se lo permite.

Sé que el finado general Méndez de Tamaulipas dejó encerrado o enterrado cerca de Ciudad Victoria un acopio grande de municiones de artillería; creo que sabe donde están el teniente coronel de infantería capitán 1º de artillería y comandante del parque en Monterrey don Manuel Solís y otros dos oficiales que creo que el referido Solís sabe quiénes son.

Con la prontitud que el caso demanda se podrá mandar ver dónde están y sacarse estas municiones y remitirse, con toda prontitud, las que se avengan a los calibres de las piezas que aquí tenemos, las cuales podrá designar muy bien el señor Balbontín, que conoce muy bien estos calibres.

Me permito recordarle a usted la manifestación que en mi carta anterior le hice de la necesidad que tiene el ejército de algunos recursos pecuniarios. Después del movimiento de ayer nada notable ha ocurrido; nuestras fuerzas se conservan bien y cada día con más entusiasmo y más moralizadas.

Ahora se ocupan de preferencia de fortificar sus posiciones en las líneas norte, sur y oriente, aunque no adelantamos en esto tanto como pudiéramos si tuviéramos más abundancia de herramienta de zapa.

Soy de usted, señor presidente, muy atento y muy obediente servidor q. b. s. m.

Mariano Escobedo




Fuente: “Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia” - Selección y notas de Jorge L. Tamayo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.